home  

metodos para combatir la pediculosisLa pediculosis es la infestación por el parasito llamado piojo, que una vez que se produce tiende a reproducirse rápidamente, agravando la situación en pocas semanas. Cuando se detecta la presencia de piojos en una persona, resulta sumamente importante la implementación de tratamientos para su eliminación de la manera más pronta posible. Existen distintos productos para tratar la pediculosis, y el nivel de efectividad de cada uno de ellos resulta variable. En muchos casos los productos pueden eliminar las ninfas y los piejos adultos, pero no las liendres. Por eso es recomendable que el tratamiento se realice de manera prolongada, varias veces al mes, para asegurarse que no solo los piojos adultos mueran sino también las liendres que van eclosionando, ya que rápidamente se alimentan, crecen, pasan a la fase de adultos y comienzan nuevamente el ciclo reproductivo. La pediculosis es una afección que se ha padecido por niños y adultos desde hace muchos años atrás, y según las épocas los tratamientos han ido cambiando.

Tradicionalmente se aplicaba vinagre templado, a una temperatura que no supere los 50 ºC, sobre el pelo seco y luego cubriendo la cabeza con algún tipo de sistema oclusivo, como por ejemplo podría ser una gorra plástica o una bolsa, envuelta por una toalla que funciona como aislante térmico impidiendo la perdida de calor de la cabeza. Esto se coloca y se deja durante un tiempo aproximado de 30 minutos. Este tratamiento se debe combinar con la utilización de peines finos metálicos o liendreras, como también son llamados, que son peines que tienen púas largas, con un mínimo espacio entre ellas que permite que al pasar por el lugar en donde se encuentran las liendres, solo los cabellos puedan atravesar el peine y las liendres y los piojos queden atrapados entre las cerdas metálicas. Otro tipo de tratamientos son los pediculicidas químicos. Se trata de insecticidas que pueden ser de tipo organoclorados, como por ejemplo el lindano, o de tipo organofosfatos, como pueden ser el malation; carbamatos como por ejemplo el carbaril; piretrinas como por ejemplo el piretro, y piretoides como la conocida permetrina. Asimismo, los nuevos tratamientos, que prometen formas más efectivas, rápidas y eficaces para eliminar la pediculosis, proponen un método basado en la deshidratación, que se deben implementar a través de ciertos dispositivos especiales y en centros especializados, con operadores certificados y aprobados.

Recomendaciones importantes

procedimientos para la pitiriasisMuchos estudios tanto clínicos como de laboratorio sostienen la teoría de que los pediculicidas que generalmente se comercializan en el mercado no son completamente efectivos para el tratamiento de la pediculosis, aun cuando los mismos se utilicen de acuerdo a sus instrucciones. Muchas veces esto se debe a que, tras periodos prolongados de tratamiento con los mismos productos, los pediculicidas pueden perder su eficacia debido a advenimiento de resistencias a los productos. Esto suele ocurrir con algunos como el lindano, malatión, fenotrina y permetrina. Es por este motivo que no esta recomendada la utilización de productos químicos pediculicidas como tratamiento de prevención contra el contagio de pediculosis, ya que su uso sistemático resulta contraproducente si no se registra evidencia de infestación por piojos.

Cuando se perciben síntomas característicos de pediculosis, y se encuentran evidencias de su contagio, lo ideal es buscar el tratamiento mas adecuado para la persona e implementarlo correctamente. El principio fundamental para la implementación de un tratamiento adecuado es tratar simultáneamente a todas las personas que convivan en la casa, además de la persona afectada, ya que la pediculosis es sumamente contagiosa y con el apoyo en sillas, sillones, o si se comparten toallas de baño, abrigos, bufandas, gorros, etc., el riesgo de contagio es muy alto. Por este motivo se debe tratar de manera simultánea a todos los convivientes. Todos los tratamientos apuntan como objetivo a la eliminación y erradicación de las liendres, así como también la de las ninfas y piojos adultos. La aplicación de tratamientos químicos a niños debe realizarse bajo supervisión de un medico pediatra, ya que muchas veces, por mas que se encuentren avalados por distintas instituciones o tengan muy buena publicidad, estos productos pueden provocar reacciones alérgicas e intoxicaciones que deben vigilarse de cerca. Esto implica que deberá evitarse la aplicación de cualquier producto en forma indiscriminada, y siempre acompañar los tratamientos químicos con la utilización de peine fino metálico.

Ya que en la mayoría de los casos las liendres no se pueden eliminar por completo con otros métodos. Para prevenir el contagio de pediculosis es conveniente tomar algunas precauciones básicas. Entre ellas, por ejemplo, no se deben compartir peines, cepillos, sombreros, ni cualquier tipo de accesorio de utilización en la cabeza o cuello, incluyendo abrigos, pañuelos, etc. Debe evitarse el contacto directo de cabeza a cabeza con las personas afectadas, ya que al ser un parasito que no vuela, porque carece de alas, y tampoco salta, el contagio se produce a través del contacto directo. Tampoco deben compartirse la ropa de cama o la ropa personal, que debe ser lavada con agua caliente y previamente dejada en una bolsa cerrada herméticamente durante un periodo de 48 hs.

   
  informacion editorial correo